Kataifi sencillo

Kataifi, kadaif, knafe, kunfeh... y otras tantas variantes son los nombres que encontramos para referirnos a un postre típico de muchas zonas de Oriente Próximo. Es el nombre de su principal ingrediente: un fideo tan fino y ligero como la pasta filo; de hecho también se puede preparar con ella, aunque ya pueden encontrarse fideos kataifi en supermercados con buena distribución, tiendas gourmet y especializadas, presentados en madejas y tanto frescos como congelados.
No obstante, aquí hemos querido hacerlo aún más sencillo: usando fideos cabellín o cabello de ángel.
  1. Se prepara primero un almíbar disolviendo en frío en una cacerola un vaso de agua y 1/2 Kg. de azúcar. Una vez disuelto, se pone a fuego fuerte y sin remover nunca, se vigila hasta conseguir cierta consistencia. Para ello se puede tomar una pequeña cantidad con una cucharilla, dejarla templar y comprobar la textura con los dedos. Cuando se considere que queda poco para apartar del fuego, añadir dos gotas de agua de rosas.
  2. Fundir 100 g. de mantequilla en una cacerola y añadir 1/2 Kg. de fideos cabellín. Mezclar y freír hasta que tomen un color dorado.
  3. Añadir leche poco a poco con el fin de que no baje excesivamente la temperatura pero haya líquido suficiente para que los fideos queden al dente. Usar la leche que haga falta sin que sobre.
  4. Batir a punto de nieve la clara de un huevo y mezclarla con 1/2 Kg. de requesón.
  5. En un molde o bandeja alta para horno untada con mantequilla se extiende una capa de fideos, se pinta generosamente por encima con el almíbar, se extiende otra capa del requesón rebajado, de nuevo almíbar y una tercera de fideos. Apretar ligeramente para compactarlo.
  6. Hornear a temperatura media durante 20 minutos.
  7. Extraer, espolvorear con pistachos machacados y canela y añadir por encima el resto del almíbar.

0 comentarios: