Crêpes dulces

Otra receta tradicional y muy indicada en verano, ya que quedan riquísimas con cualquier tipo de helado.
  1. Batir con las varillas ½ litro de leche, 250 g de harina, 50 gramos de mantequilla, 4 huevos, 2 cucharadas soperas de azúcar, 1 cucharada de café de sal y 1 cucharada y media sopera de Cointreau o de Drambuie. Cuando tengamos una masa fina y homogénea, reservar en el frigorífico durante dos horas.
  2. Engrasar con unas gotas de aceite de oliva una sartén antiadherente. 
  3. Verter 1 cucharón de masa en el centro de la sartén, volteándola para que se reparta bien por toda la superficie. Mantener a fuego lento durante un par de minutos, y dar la vuelta a la crêpe para que se haga por el otro lado.
  4. Retirar la crêpe y ponerla en un plato.
  5. Repite la operación hasta que se termine la masa, amontonando las crêpes unas sobre otras para que conserven el calor.
Quedan estupendas con chocolate caliente, mermelada o nata montada, pero en verano aconsejamos acompañarlas de helado, de cualquier sabor.

1 comentarios:

Amor Canela dijo...

Jo, no se ve la receta.